Pecolo Adiestrador CaninoPecolo Adiestrador Canino

Agresividad, Conducta reactiva

Lo realmente importante es conseguir entre todos, que en el futuro no existan problemas de conducta relacionados con la agresividad; para ello profesionales de las diferentes ramas y propietarios o amantes del perro, debemos colaborar pensando que todos somos compatibles y queremos conseguir los mismos objetivos.

Comprender lo que significa el término agresión, tratar de definirla, valorar las diferentes causas y tipos de agresividad, nos ayudará a hacer un mejor diagnóstico para poder controlarla, modificarla e inhibirla.

La agresión tiene una justificación en la naturaleza donde existe una competencia entre especies. Forma parte de la supervivencia para proveerse de alimento, territorio, pareja. Puede dirigirse hacia coespecíficos y otras incluido el hombre.

La agresión en los perros es la acción dirigida contra otro organismo que persigue la lesión o destrucción de un objeto perfectamente señalado como un objeto, propiedad o animal con el fin de dañarlo o limitarlo.

  • Distraer la atención del animal hacia el estímulo con otro diferente, y alejarlo del estímulo desencadenante hasta que se tranquilice.
  • Tratar otros problemas subyacentes.
  • Desensibilizar y contracondicionar las respuestas a los estímulos.
  • Adiestrar en obediencia para mejorar el control del dueño
  • Es necesario que los dueños estén lo suficientemente instruidos acerca de la conducta social canina y participen activamente en el adiestramiento.

Evitar el comportamiento agresivo.

1. Seleccionar animales entre los que no procedan de padres con estos problemas.
2. Elegir la raza, sexo y tamaño convenientes para el tipo de dueño y ambiente donde vivirá.
3. Demostrar quién es el dominante en la época de desarrollo.
4. Entrenamiento adecuado. Oponerse inmediatamente a un comportamiento agresivo, impidiendo cualquier amenaza.
5. Evitar las caricias excesivas, sobre todo si el perro tiene tendencia a ser dominante.
6. No acariciar a nuestro perro cuando es él, el que lo solicita de forma activa.
7. Evitar el juego duro. Los juegos incrementan la excitabilidad e incitan la competitividad, rivalidad, la agresión y la dominancia, así como la tendencia a morder.
8. Es conveniente dedicar cada día 10 minutos a ejercicios de obediencia y entrenamiento con correa.
9. No molestar al animal mientras come o descansa.
10. Situar su plato de comida en un lugar donde pueda comer solo para evitar enfrentamientos.
11. Eliminar todo tipo de castigo, ya sea físico o verbal.
12. No manipular o forzar al perro físicamente.
13. Comenzar cualquier entrenamiento después de las 8 semanas de edad.
14. Evitar los entrenamientos sin fundamento ya que pueden conducir a un pobre aprendizaje, frustración y problemas de conducta.

 
 

INFÓRMATE AHORA

Reciba un presupuesto de cortesía para los servicios que se ajusten a sus necesidades.

Teléfono

689249200

Lunes  - Viernes

8:00  - 17:00 Horas